lunes, 20 de diciembre de 2010

At. Baleares y Mallorca B, unidos por la mediocridad

Por Juan Gabriel Bauzá

La humildad es una virtud que debería ser practicada por algunos dirigentes y jugadores de nuestro fútbol balear. Nunca he creído en lo proyectos mesiánicos, ni en aquellos que venden la piel del oso antes de cazarla. La desorganización, la improvisación, el caos absoluto, son algunos de los males que están padeciendo dos equipos del grupo tercero de segunda B, como son el Atlético Baleares y el Mallorca B.

La caída en picado de estos dos conjuntos es monumental, son como una locomotora sin frenos colina abajo. Y en estos casos lo fácil es dirigir el dedo acusador hacia el banquillo, pero no se equivoquen el problema está más arriba, en la zona noble.

Todavía chirrían en mis oídos las palabras del presidente del Atlético Baleares antes de que comenzara la temporada.

Fernando Crespí salía ante los medios de comunicación, sacando pecho, pregonando una y otra vez que el equipo que él preside tenía el mayor presupuesto de todo el grupo. Además gritaba a los cuatro vientos que se estaba haciendo un equipo para ascender a segunda división y que habían aprendido de los errores del pasado. Es más, comentaba el susodicho que se crearía un organigrama deportivo revolucionario. Para eso, ficharon a Milojevic que ya ha pasado a mejor vida y como preparador físico estrella al “profe” Alfano.

Tanta opulencia, tanto alarde de dinero, tanta mala inversión, trae como consecuencia unos número que dan miedo. El conjunto blanquiazul está en promoción de descenso, con tan sólo cuatro partidos ganados, seis empates y ocho derrotas.

Créanme, cuando quiero reírme a pierna suelta, me pongo a tirar de hemeroteca y escucho algunas de las declaraciones que hizo el flamante presidente del Baleares el señor Crespí, a principio de temporada y es mejor eso, que un chiste de Eugenio o de Chiquito de la calzada.

Donde tampoco están para tirar cohetes es en el filial mallorquinista. También la improvisación le está jugando una mala pasada al conjunto que entrena Jaume Bauzá.

El entrenador mallorquín no tiene la culpa de nada. Recordemos que a dos semanas de que comenzara la liga, el actual entrenador del filial bermellón, no sabía con que futbolistas iba a contar durante la temporada, además le han desmantelado el equipo a beneficio de la primera plantilla y los pocos fichajes que le han traído no han dado el rendimiento que se esperaba.

Pep Sansó y Llorenç Serra Ferrer han dejado de la mano de Dios al Mallorca B, a ver si ahora arreglan este desaguisado en el mercado invernal.

Y si me lo permiten terminaré con una frase de William Shakespeare que dice:
“Las improvisaciones son mejores cuando se preparan”. Que algunos tomen nota.

Juan Gabriel Bauzá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta el artículo!